Un monitor adecuado permite actualizar la oficina en casa

La pandemia del coronavirus trajo consigo la necesidad creciente de trabajar en casa, con lo cual muchos trabajadores utilizaron sus ordenadores personales, la mayoría de ellos portátiles, para trabajar a distancia, pero eso suponía disponer de una pantalla demasiado pequeña.

Muchas de las oficinas improvisadas en casa no se parecían en nada al ambiente de despacho necesario para trabajar, con mesas pequeñas y un ordenador de dimensiones reducidas, aunque la improvisación sacó a muchos de los trabajadores de más de un apuro.

La revista especializada en el sector tecnológico “c’t” (en su número 18/20) certifica cómo resolvieron muchos usuarios su problema, conectando la televisión doméstica a su portátil para conseguir un monitor supletorio.

Los televisores de gran formato son los más adecuados para realizar videoconferencias, porque así se puede ver el contenido publicado sobre los temas tratados en la conferencia, difícil de ver adecuadamente en la pantalla de un portátil.

La conexión entre el televisor y el portátil se puede establecer con un cable HDMI o de forma inalámbrica vía Wi-Fi.

Cuanto mayor sea la definición, menor será la distancia

Es importante saber que si se utiliza un televisor como monitor para trabajar en casa, la distancia debe ser la correcta. Básicamente, cuanto mayor sea la definición, más cerca se puede estar de la pantalla.

Para un televisor de 32 pulgadas y Full HD, por ejemplo, la distancia mínima es de 1,30 metros; con 43 pulgadas y Ultra HD, puede ser de 0,85 metros. Y para un televisor de 75 pulgadas con Ultra HD, los expertos recomiendan al menos 1,50 metros de distancia.

El televisor conectado a través de un cable HDMI debe ser usado con su resolución nativa. Si se trata de un televisor de fabricación reciente, el ordenador lo reconocerá automáticamente, aunque también se pude controlar a través de la configuración de pantalla del ordenador, cuyo menú en Windows se puede abrir haciendo clic con el botón derecho del ratón en el escritorio.

Ni muy oscuro ni muy brillante

En el menú de ajustes del televisor, también es necesario desactivar cualquier tipo de escalado y activar un preajuste de imagen adecuado a la conexión del ordenador. Si no es posible, se puede seleccionar el modo estándar.

Cualquier optimización de la imagen debe ser desactivada en el televisor, porque causa efectos innecesarios, como que la imagen del PC en el televisor pierda calidad debido a una nitidez inapropiada, como la suavización de bordes o la reducción de ruido.

El televisor no debe brillar demasiado en el modo monitor. Normalmente la luminancia en modo TV es de 250 candelas (cd/m²), mientras que en el modo PC no debería exceder de 150. La pantalla del portátil y la de la televisión deberían ser igual de brillantes.

Transmisión inalámbrica de datos

Los expertos consideran que configurar una conexión inalámbrica Miracast utilizando el estándar Wi-Fi Direct es mejor que la conexión por cable HDMI. Windows incorpora Miracast desde la versión 8.1, por lo que el adaptador WLAN del portátil o del ordenador debe soportar Wi-Fi Direct y Wi-Fi virtual.

Además, los dispositivos conectados no tienen por qué estar en la misma WLAN, ya que esta solo tiene que ser encendida durante la transmisión.

La forma más rápida de activar Miracast en un portátil es pulsar la combinación de teclas “Windows+K”. A continuación, aparecerá en el lado derecho una lista de todas las pantallas inalámbricas disponibles.

No hay que olvidar que el menú de configuración del televisor debe permitir la conexión inalámbrica de otros dispositivos. Normalmente se puede encontrar en el submenú de conexión a la red. Para LG el equivalente a Miracast LG es Screen Share, mientras que para Samsung es Smart View.

dpa

Posts relacionados

Deje un Comentario