Kaki Tree Project: todo nació de un árbol muy especial

(Imagen de Francesco Foletti)

9 de agosto de 1945, 11:02 hora local: La bomba «Fat Man» (hombre gordo) fue lanzada sobre la fábrica Mitsubishi en la ciudad de Nagasaki, Japón. Esta ciudad era en realidad el objetivo alternativo; el objetivo primario, la ciudad de Kokura, estaba de hecho cubierta por nubes. La bomba explotó a una altura de 550 metros sobre la ciudad y desarrolló una potencia de 25 kilotones, una potencia muy superior a la de la bomba «Little Boy» (niño pequeño) que había explotado tres días antes en Hiroshima, pero, como Nagasaki se construyó en un terreno montañoso, el número de muertes fue «inferior» a las producidas por la primera bomba. Entre 20.000 y 39.000 personas murieron instantáneamente por la explosión nuclear y se estima que 25.000 resultaron heridas. Muchos miles de personas también murieron como resultado de la radiación.

Pero a pesar de toda esta destrucción, un espécimen de Diospyros kaki logra sobrevivir gracias a la amorosa atención de un Doctor de los Árboles, Masayuki Ebinuma. A partir de su feliz encuentro con el artista Tatsuo Miyajima, nació en 1994 el Proyecto del Árbol Caqui («Kaki Tree Project»), vinculando esas plantitas caqui a los niños a través del arte para llevar el mensaje de paz y el renacimiento de la vida.

El proyecto, que comenzó en Nagasaki y se desarrolló en escuelas primarias de varios lugares del Japón, se ha extendido posteriormente por todo el mundo. Presentado en Italia en 1999 durante la Bienal de Venecia, entre los primeros ejemplares plantados (y todavía vivos) los de los jardines del Museo de Santa Giulia en Brescia, la antigua iglesia de San Giovanni in Casciago-Morosolo (VA) y la escuela primaria «Giuseppe Mazzini» en Terni. Nos encontramos con Francesco Foletti, que ha estado siguiendo el proyecto en Italia durante años. Recientemente se convirtió en el presidente del Nagasaki-Brescia Kaki Tree Project For Europe (Proyecto del Árbol Kaki de Nagasaki-Brescia para Europa).

P- Comencemos contigo de tu propia experiencia. ¿Cómo conociste el Kaki Tree Project?

R- El motivo por el que empecé a seguir este proyecto es una coincidencia. En 2004 un grupo de amigos y amigas me pidieron que cortara un árbol caqui porque les molestaba. En esos años empecé a seguir los caminos de la paz y a conocer algunas razones por las que la paz podría ser traída al mundo y me sucedió por casualidad en el proyecto Kaki Tree Revive Time. Fue por casualidad que en esta ocasión me di cuenta de lo importante que era un árbol. Tuve que pensarlo de nuevo y desde 2006 he estado recorriendo el mundo plantando CAQUI para llevar su profundo mensaje de paz.

P- Recientemente dijiste «Una experiencia que cambia la vida», ¿En qué sentido?

R- Empezar con este proyecto ha sido para mí una experiencia que ha cambiado mi vida después de unos años y me ha hecho ver las cosas de una manera muy diferente. Por eso participar en este proyecto se ha convertido en algo que realmente ha cambiado una gran parte de mi vida. En estos años he seguido muchos proyectos, creo que más de 90. Brescia ha sido uno de los lugares más importantes. El poder hacer que tantos lugares, en nuestra provincia, quisieran desarrollar este proyecto, las ceremonias, tantos trabajos artísticos y sobre todo el deseo de recordar que la paz empieza «en cada uno de nosotros», es para mí un gran motivo de orgullo. He conocido a mucha gente relacionada con el proyecto por varias razones, creo que alrededor de 100.000. Quería dar un pequeño trozo de mi vida a este proyecto y creo que al final valió la pena y por eso quería que continuara en Europa.

P – Entre los muchos caminos seguidos, ¿hay alguno que te haya impresionado más?

R- Entre los muchos, creo que el que más me impresionó fue el que se desarrolló en el instituto que incluye a Azzano Mella en la provincia de Brescia. Es quizás la mejor idea desarrollada en todo el mundo para este proyecto. Más de tres mil personas estuvieron presentes en la ceremonia. La idea se desarrolló en varios niveles (arte figurativo, poesía, arte musical, arte actoral, arte fotográfico, etc.), el proyecto fue seguido por un gran arquitecto y el corazón de los que lo hicieron posible es ante todo el de Mario y Nicoletta.

Hay muchas experiencias hermosas: en la cárcel de Turín, en los asilos de ancianos de Rezzato y Travagliato, en el Valle de Susa, en las escuelas, recordando a los chicos que nos han dejado, muchas escuelas donde es importante volver a empezar, aunque sea a partir de cosas negativas.

Luego, en 2018, tuvimos la maravillosa experiencia de ir a Japón para conocer el árbol que resistió a la bomba atómica en Nagasaki. Fue una experiencia única, un viaje increíble, como lo llamamos. También conocimos a uno de los sobrevivientes, la persona que cuidó del árbol, el Sr. Morita, y quien ha cuidado del árbol a lo largo de los años, el Dr. Ebinuma. Fue una experiencia única para todos. Haber ido justo donde el árbol ha vivido su trágica experiencia fue realmente un momento indeleble en nuestras vidas. Haber estado en un lugar donde tanta gente ha experimentado una gran tragedia es lo que nos motiva a hacer que esta planta caqui sea aún más conocida.

P- ¿De dónde proviene el nuevo capítulo del Kaki Tree Project?

R- Los objetivos de este proyecto se han convertido ahora en algo realmente grande y no podíamos dejar que terminara debido a una «ley» que prohibía la exportación de plantas desde Japón. La idea de quedarse en Europa con este proyecto es importante. Llevar estas plantas por todo el mundo ahora nos ve envueltos en un gran número. Hacer este trabajo en Europa es difícil y aquí es donde se inserta la nueva asociación creada en estos días: NAGASAKI-BRESCIA KAKI TREE for EUROPE-ETS será la asociación de referencia para Europa. Será una gran carga, pero también un gran honor.

Intentaremos llevar el espíritu de los que crearon este proyecto a toda Europa. Intentaremos reunir a los que ya han puesto en marcha este proyecto y, sobre todo, intentaremos que se convierta realmente en un valor añadido para nosotros y sus vidas. Nuestra esperanza para la paz es ser realmente gente que practique la no violencia y traer felicidad al mundo a través del símbolo de una planta.

P- ¿Expectativas? ¿Perspectivas?

R- La parte esencial del proyecto, además de la parte botánica, es la parte artística y esto es lo que intentaremos llevar a cabo. Creo que tiene un valor muy alto, tal vez único en su género y sobre todo implica muchas formas de expresión. Esto marca la diferencia en comparación con otros proyectos de paz. Cada forma de arte es importante para llevar esta experiencia a su nivel más alto. Cada uno expresa un valor en el que cada uno se siente involucrado a su manera, así que cada uno propone su arte y crea algo que expresa lo que los niños y los adultos sienten frente a un caqui de Nagasaki. Algunos se las arreglan para hacerlo de una manera muy simple y sobre todo de una manera muy creativa. Bueno, creo que uno de los valores de este proyecto es la creatividad. La creatividad será realmente lo que salvará a este mundo.

Entre las primeras iniciativas para dar a conocer este nuevo capítulo del Kaki Tree Project, el 6 de agosto «Mai più» (Nunca más) en el jardín del Museo de Santa Giulia de Brescia, el 30 de agosto el concierto «La Musica può ancora» (La música todavía puede) en el Parque Brolo de Castegnato (BS), el 10 de septiembre «Salvaguardare una pianta… per preservar la memoria» (Salvaguardar una planta… para salvaguardar la memoria) en el Circolo Legambiente Franciacorta en Provaglio d’Iseo (BS) y el 27 de septiembre «Dalla Natura percorsi di Pace» (De la naturaleza caminos de paz) durante Hortus Puglia en Ostuni (BR).


Para información:

kakitree@lapacesulmonte.org

youtube, Kaki Tree Europe

https://www.facebook.com/kakytreeproject/

Traducido del italiano por Estefany Zaldumbide

Tiziana Volta

Fuente: Pressenza.com/es

Posts relacionados

Deje un Comentario