FOTO.PORTADA.MIRADOR24

Jueves 20 de Jul

Última actualización01:20:59 PM GMT

Usted está aquí Actualidad de la Iglesia Vaticano Francisco no quiere cambiar para no "hacer el ridículo"

Francisco no quiere cambiar para no "hacer el ridículo"

E-mail Imprimir PDF
francisco_cambiarLo escribió en una carta a un cura riojano en la cual expresa su preocupación por evitar el aislamiento y hacer "una vida normal". "La riqueza nos impide acercarnos a Jesús", dijo en su homilía diaria 

En sus dos últimos oficios religiosos, el Papa habló de la necesidad de despojarse "de la cultura del bienestar y de la fascinación de lo provisional" para poder seguir a Jesús, que es un camino de "descenso, que acaba en la Cruz".

En coincidencia con esto, Francisco respondió recientemente una carta que le había enviado el sacerdote riojano Enrique Rodríguez, quien fue parte de la pastoral del obispo Enrique Angelelli, asesinado en 1976. La misiva del Papa dice así: "Querido Quique: Hoy recibí la carta del pasado 1° de mayo. Me trajo mucha alegría (...). Yo estoy bien y no he perdido la paz frente a un hecho totalmente sorpresivo, y esto lo considero un don de Dios. Procuro tener el mismo modo de ser y de actuar que tenía en Buenos Aires, porque, si a mi edad cambio, seguro que hago el ridículo. No quise ir al Palacio Apostólico a vivir, voy sólo a trabajar y a las audiencias. Me quedé a vivir en la Casa Santa Marta, que es una casa (donde nos alojábamos durante el Cónclave) de huéspedes para obispos, curas y laicos. Estoy a la vista de la gente y hago la vida normal: misa pública a la mañana, como en el comedor con todos, etc. Esto me hace bien y evita que quede aislado. (...) Te pido, por favor, que reces y hagas rezar por mí. (...) Que Jesús te bendiga y la Virgen Santa te cuide. Fraternalmente, Francisco. Vaticano, 15 de mayo 2013".

Si se compara esta carta con sus últimas dos homilías en Santa Marta, es evidente la preocupación del Papa por predicar con el ejemplo. En la misa del lunes invitó a los feligreses a hacer un examen de consciencia sobre las "riquezas" que hoy en día nos impiden acercarnos a Jesús. "Las riquezas son un obstáculo" que "no hace fácil el camino hacia el Reino de Dios", afirmó.

"Cada uno de nosotros tiene sus 'riquezas'", dijo y aludió a dos "riquezas culturales": una, la "cultura del bienestar, que nos hace poco valientes, nos hace perezosos, nos hace también egoístas". El bienestar, agregó, "nos adormece, es una anestesia".

"'No, no, más de un hijo no, porque no podremos ir de vacaciones, no podremos ir a tal lugar, no podremos comprar la casa' –ejemplificó Francisco. Está bien seguir al Señor, pero hasta un cierto punto. Esto es lo que hace el bienestar: (...) nos destruye, nos despoja de aquel valor, de aquel coraje fuerte para acercarnos a Jesús. Esta es hoy la primera riqueza de nuestra cultura, la cultura del bienestar".

"La otra riqueza en nuestra cultura" que nos "impide acercarnos a Jesús es la fascinación de lo provisional", siguió el Papa. "Estamos enamorados de lo provisional". Las "propuestas definitivas" que nos hace Jesús "no nos gustan; en cambio nos gusta lo pasajero, porque tenemos miedo del tiempo de Dios que es definitivo", dijo.

Así lo explicó: "Él es el Señor del tiempo, nosotros somos los señores del momento. ¿Por qué? Porque en ese instante somos los que mandan: hasta aquí sigo al Señor, después se verá... Una vez supe de uno que quería ser sacerdote, pero sólo por diez años, no más... Cuántas parejas se casan, sin decirlo, pero pensándolo con el corazón: 'hasta que dure el amor y después se verá...' La fascinación de lo provisional: ésta es una riqueza. Debemos convertirnos en dueños del tiempo, hacemos breve el tiempo reduciéndolo al momento. Estas dos riquezas son aquellas que en este momento nos impiden ir hacia adelante. Pienso en tantos, tantos hombres y mujeres que han dejado la propia tierra para ir como misioneros por toda la vida: ¡aquello es lo definitivo!". Lo provisional, insistió el Papa, "es no seguir a Jesús ", ese es "territorio nuestro":

Y en la misa de esta mañana, volvió sobre el tema al señalar que no se sigue a Jesús "para hacer carrera". Quienes lo sigan tendrán "muchas cosas lindas" pero "con persecución", dijo. "El camino del Señor es un camino de descenso, que acaba en la Cruz", por eso, "siempre habrá dificultades (y) si un cristiano no tiene dificultades en la vida –todo va biee, todo es bello- hay algo que no va", advirtió. Podemos pensar que es "demasiado amigo del espíritu del mundo, de la mundanidad", sugirió. "Esa es la tentación propia de un cristiano: seguir a Jesús, sí, pero hasta cierto punto; seguir a Jesús como una forma cultural, soy cristiano, tengo esta cultura. Si se sigue a Jesús como una propuesta cultural, se usa ese camino para ascender, para tener más poder. Y la historia de la Iglesia está llena de esto, empezando por algunos emperadores y tanto gobernantes y personas, ¿no? Y también algunos sacerdotes y obispos, ¿no?", dijo Francisco.

Y a continuación ejemplificó: "¿Qué dice el espíritu del mundo sobre Madre Teresa? Ah, la beata Teresa hizo tantas cosas lindas por el mundo... El espíritu del mundo nunca dice que la beata Teresa, todos los días,muchas horas, estaba en adoración... nunca! Reduce la actividad cristina a hacer el bien. Como si la existencia cristiana fuese un barniz, una pátina de cristianismo. El anuncio de Jesús no es una pátina: va a los huesos, al corazón, va adentro y nos cambia. Y esto no lo tolera el espíritu del mundo, por eso vienen las persecuciones".

Fuente: infobae.com

Banner

El Mirador 24

elmirador24@gmail.com

Henry  741 – 3260 - Concepción del Uruguay – ER – Argentina

Tel. 03442 – 423989 / 15 560 027 / 15 560 812

 
Diseño web by WDT