FOTO.PORTADA.MIRADOR24

Martes 21 de Ago

Última actualización01:20:59 PM GMT

Usted está aquí Actualidad de la Iglesia Dimensión Social de la Fe Curia; se estudia un único dicasterio para temas de doctrina social

Curia; se estudia un único dicasterio para temas de doctrina social

E-mail Imprimir PDF

3ef4f0a664Un nuevo encuentro de los consejeros del Papa para la reforma de la Curia.

 

Será del lunes 15 al miércoles 17 se reunirán en el Vaticano los nueve cardenales (los ocho iniciales y el cardenal Secretario de Estado Pietro Parolin, que se sumó después) encargados de estudiar la racionalización y la simplificación de las estructuras curiales, así como de ayudar a Francisco en el gobierno de la Iglesia universal.

ANDREA TORNIELLI
Ciudad del Vaticano

No hay que esperar novedades clamorosas, explicó a Vatican Insider uno de los cardenales del grupo, y es probable que, salvo sorpresas de último minuto (que no hay que excluir nunca), no haya anuncios sobre fusión o sobre las reformas estructurales. Fuera y dentro de la Curia hay algunos que indican que se procede con lentitud. Pero vale la pena recordar que también el proceso que concluyó con la constitución apostólica "Pastor bonus", la última reforma de las estructuras de la Curia vaticana (durante el Pontificado de Juan Pablo II), duró cinco años.

En la agenda de los nueve cardenales, que se reúnen siempre en presencia del Papa (que interviene raramente y prefiere solamente escuchar), están el estudio de la situación de los pontificios consejos (se ha ido siguiendo el orden del contenido del Anuario Pontificio y los últimos de la lista no han sido todavía tomados en cuenta) y la revisión del trabajo y de las propuestas ya discutidas en las reuniones anteriores. No sería raro, pues, que se hicieran precisaciones y ajustes mientras se procede con el plan general.

En cuanto a la ya segura creación de un dicasterio (probablemente una congregación para los laicos), se centrará sobre todo en la familia, englobando al homónimo Pontificio consejo guiado por el obispo Vincenzo Paglia y al que guía el cardenal Stanislaw Rylko, dedicado a la familia. Dentro de esta nueva estructura, que se ocupará de subrayar la importancia y el papel del laicado en la Iglesia, debería encontrar espacio una sección dedicada específicamente a las mujeres y a su importancia. Existe la hipótesis de que la Pontificia academia para la vida pase a formar parte del nuevo dicasterio, aunque no hay nada decidido al respecto.

Otro dicasterio que podría nacer podría englobar todas las realidades que se ocupan de temas o problemas relacionados con la doctrina social de la Iglesia: el Potificio Consejo "Justicia y paz", Cor Unum y el Pontificio Consejo para los Migrantes e Itinerantes. Tampoco en este caso hay nada definido: hay que tener en cuenta la importancia que está asumiendo cada día el tema de la migración, por lo que las eventuales fusiones no tendrán que dar la idea de que estos problemas de dramática actualidad tienen una importancia de poco relieve. También se está estudiando el futuro del Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización.

Considerando la importancia del diálogo ecuménico, el Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos debería mantener sus actuales competencias y también la guía cardenalicia. Pero se están también analizando los cambios en las competencias entre unos y otros dicasterios: por ejemplo, la competencia sobre la catequesis podría pasar a la Congregación para la Doctrina de la Fe. No es cierto, en cambio, que se fusionarán las Congregaciones de las Causas de los Santos y del Culto Divino, pues se volvería, en los hechos, a la situación anterior a las reformas de Pablo VI, cuando el que se ocupaba de las canonizaciones, de las beatificaciones y de la liturgia era un solo dicasterio, la Sacra Congregación de los Ritos.

El estudio de la reforma procede, pues, a ritmos lentos, porque se está tratando de evaluar cada una de las hipótesis. Y no hay que olvidar que todo sufrió un leve retraso por las emergencias de carácter económico, después de las investigaciones sobre el IOR y de la necesidad de racionalizar urgentemente los gastos que provocaron la creación de la Secretaría para la Economía. Con respecto al Instituto para las Obras de Religión, todavía se está discutiendo cuál será su futura estructura. Existen las imprescindibles normas anti-reciclaje internacionales, es necesario actuar con honestidad y transparencia (como, desgraciadamente no siempre sucedió en el pasado), pero también es necesario que el nuevo IOR asuma una forma que sea verdaderamente útil para su objetivo. Es decir que permita ayudar a las Iglesias necesitadas, a los misioneros, que apoye las obras de religión en todos los países del mundo. Y, sobre todo, que se rija según los criterios de transparencia, y no según controles indirectos de tipo político que limiten la libertad de movimiento en los países que la comunidad internacional considera de riesgo.

Fuente: Vatican Insider

Banner

El Mirador 24

elmirador24@gmail.com

Henry  741 – 3260 - Concepción del Uruguay – ER – Argentina

Tel. 03442 – 423989 / 15 560 027 / 15 560 812

 
Diseño web by WDT